jueves, 2 de octubre de 2008

Placenta del sol

Sabría que podría nacer otra vez. La placenta del sol me ha calentado lo suficiente. He pernoctado en días lejanos y me he hecho una criatura extraña para mí. El aire que se zambulle en mis vías respiratorias es necesario para que el cerebro funcione. Algo debo salvar. He salvado ciertas cosas. A estas alturas y a estas bajezas, algo se ha salvado.

6 comentarios:

Malena dijo...

Siempre se puede renacer aunque hayan personas que tiran la toalla por cobardía y no querer luchar.

Este no es tu caso. Indudablemente. Por lo que he leido, tienes alma de luchador. Me alegro.

Un cariñoso saludo.

Anónimo dijo...

Me alegro mucho que hayas vuelto, siempre entraba a ver si escribias algoo...me alegrooo, ahora sii, nuevamente cautivame

....besos

...........Nika

digler dijo...

algo se rescata,aun cuando se piensa que todo se ha perdido (o parte de todo)

Aarón Ormeño dijo...

malena: se renace en los propios huesos, cuando es lo unico que falta podrirse. de ahi se puede volver a ser de nuevo. gracias por tus palabras.

nika: no creo que logre cautivar, no es mi intencion, pero gracias por leerme.

digler: tu lo has dicho men

julia del prado morales dijo...

Menos mal que salvaste algunas cosas; eso queda en la vida lo que uno salva y lo haces por tu autoestima y por esa palabra llamada: amor. Y la luz existe..., gracias por ir a mis pajaritas de papel.

Te invito a ver: http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com

Julio Chipa dijo...

comentaron sobre tu blog en una reunion que no nos permitio seguir con nuestras vidas despues de...en fin.
Genial Aaron, no sabia que escribias tan bien, vaya sorpresa, te estare observando o_O